1 de mayo de 2011

Seguimos mejorando el RetoBlogger

Después que la semana pasada Morito levantara la perdiz, el sr. Árbitro en su infinita sabiduaría y parcialidad ha decidido cambiar el tema que tocaba esta semana porque realicemos nuevas aportaciones sobre el tema (bueno, creo que podíamos elegir entre los dos temas, pero como no quedó muy claro, parece que nadie se la ha jugado). Aunque - parece ser que de manera poco memorable- traté el tema la semana pasada, voy a intentar concretar mis propuestas para hacer de la próxima edición la mejor de la historia de los blogs (y aprovecho ideas que han sido vertidas por otros RetoBloggers).

- La duración podría ser de entre 4 y 6 meses y la cadencia de los posts de 2 semanas (esto me da un poco igual, sé que seguiré escribiendo los domingos a las 11 de la noche).
- En cuanto a las votaciones, yo mantendría el sistema actual de +5, +3 y +1 y recuperaría el punitivo -1.
- Libertad en los temas. Esto creo que ayudaría a que cada blog tomara una identidad propia (marketing, loas a ZP, retos personales...).
- Aunque la semana pasada pensaba que sería mejor que los posts no fueran obligatorios, esto no sería compatible con la puntuación negativa y además podríamos pasarnos semanas sin disfrutar de las aportaciones de algunos miembros del reto (que a mí, siempre me enriquecen).
- Un tema sensible es el de la expulsión de los dos últimos clasificados. Aunque fue una medida innovadora que a todos nos pareció bien para elevar el nivel del Reto, ahora que se acerca el terrible momento, a todos nos asaltan las dudas. Queremos elevar el nivel del Reto a costa de perder a alguno de los nuestros? Ya estamos echando de menos a Richarte, y eso que no se prodiga mucho por el foro. Quizá sería mejor expulsar a los que no se identifiquen del todo con el grupo (por compromisos, por hastío, por falta de tiempo), pero claro, ¿cómo se mide eso?. Quizá podríamos expulsar al que presente la peor excusa para no asistir a las Kdadas (aunque ya se han dado algunas excusas colosales, o más bien, celestiales...).
- Por último, para mí el tema más complicado: como hacer que el Reto ayude a desarrollar alguna buena causa, bien mediante su apoyo en contenidos o recopilando dinero para luego donarlo. Creo que no sería del todo justo que todos los RetoBloggers insertaran publicidad, ya sea porque no quieren insertar publicidad o porque prefieran guardarse para sí sus ingresos. En cualquier caso...

... no nos engañemos: esto lo decidiremos en la próxima Kedada junto con las nuevas reglas. De hecho, puede que del hastío de esta edición seamos nosotros mismos los culpables. En la Kdada en Roche el árbitro era el único interesado en que aportáramos ideas y sugerencias para esta edición que concluye hoy. Sin embargo, estábamos todos más pendientes de si llevábamos el atuendo adecuado a la fiesta ibicenca y los diferentes planes gastronómicos que nos esperaban que de las peticiones del árbitro. Quizá sea exagerado decir que en el pecado llevamos la penitencia, pero sin duda, las cosas con muchas neuronas suelen salir mejor...

Así que, si sobrevivo a esta noche...Hasta la próxima!



24 de abril de 2011

Mejorar el RetoBlogger?

Esta semana, en un alarde de pensamieto lateral, Morito se hace una pregunta que no sabíamos que nos estábamos planteando: ¿Cómo podemos mejorar el RetoBlogger? Sintetizando, el Morito plantea si podemos hacer algo para que el Reto nos motive más a la hora de escribir, y ya puestos, hásta dónde podemos llevar el asunto para que nos haga crecer como personas y aportar algo a la sociedad. En los comentarios, Plaza confirma la falta de motivación que puede sentir a la hora de escribir semanalmente y ofrece una posible solución...

Así pues, recogiendo el guante que no me han lanzado, veremos si puedo aportar algo de valor.

En primer lugar, para aumentar nuestra motivación de cara a escribir semanalmente, propongo que los posts semanales no sean obligatorios. Es decir, si escribes puedes recibir votos, pero si no escribes, esa semana no podrás recibir votos, pero tampoco serás expulsado. Compleja como es la naturaleza humana, estoy convencido que la no obligatoriedad de escribir semanalmente nos motivará aún más a hacerlo, pues no querremos perder la posibilidad de puntuar alguna semana. Esto también permitiría hacer la competición algo más larga y que se hiciera más de un post semanal, por lo que se votaría no al post, sino al RetoBlogger que más te hubiera gustado esa semana (o RetoBloggers, como este año).

Respecto a la aportación a la sociedad, creo que si restrinjimos los temas a causas benéficas todas las semanas, perderemos hasta a nuestras esforzadas abuelas como lectoras. Yo prefiero otra opción que da el Morito y es constituir una SL. A ella reverterían los beneficios de la publicidad que insertaríamos en los posts (vía Adwords o mediante alguna otra plataforma). A final de año, el premio para el ganador sería elegir el destino de esos fondos (como se hacía en algún concurso de la tele, que ahora mismo no recuerdo), según su ONG/causa de preferencia. 

Por otra parte y ya que en principio nuestra agenda posteadora será más ligera debido a la no obligatoriedad, podemos hacer una página común en la que iríamos posteando por turnos. En esta página sí que podríamos establecer una línea editorial más o menos definida respecto a cómo aportar a la sociedad...

Creo que lo interesante es que este planteamiento nos permitiría ir escalando el RetoBlogger hacia nuevas posiciones más ambiciosas si vemos que el tema va funcionando. Que siga el debate...


17 de abril de 2011

Herramientas online de utilidad

Hoy en día la ingente cantidad de aparatos online de los que disfrutamos, hace que las herramientas que podemos disfrutar para ser más eficientes se hayan multiplicado. También se han incrementado exponencialmente las maneras de perder el tiempo, así que va lo uno por lo otro.

Como ya han hecho esta semana la mayoría de mis compañeros en el RetoBlogger, vamos a ver que herremientas de utilidad puedo compartir con vosotros:

EN EL ORDENADOR

Dropbox - La herramienta favorita en el RetoBlogger. Todos los que somos un poco frikis somos fans. Tienes un disco duro en Internet al que accedes por el navegador, por cualquier ordenador, por el móvil... Todos tus archivos sincronizados y en la nube. Hay otros como ZumoDrive, pero este es nuestro favorito.

TweetDeck - Desde esta consola puedes controlar tu presencia en las principales redes sociales. Es una pantalla unificada donde te van apareciendo los updates de tus amigos/contactos. Yo me lo instalé pero apenas lo he utilizado por falta de tiempo... Mi idea era darle un uso más profesional, ya que creo que puedes manejar diferentes cuentas desde la consola.

Google Desktop - Si no lo tienes, instálatelo ya. Se acabó el buscar un archivo durante -argh- minutos. Pulsas 3 veces la tecla control, te aparece una barrita de google en la que introducir el nombre del archivo, y según escribes te va mostrando sugerencias. Es tan cómodo que no solo lo utilizarás para buscar archivos perdidos, sino para abrirlos directamente en lugar de navegar por el explorador de Windows.

EN EL NAVEGADOR

Por supuesto, hablamos de Firefox o Chrome, esto es fundamental para que os instaléis los siguientes complementos:

XMarks - Lo mejor del mundo mundial. Una aplicación que te salva tus favoritos, en el navegador. Es decir, memoriza la posición, el orden y hasta los iconos de tus favoritos y te los instala, independientemente del ordenador, navegador, sistema operativo, etc. Para mí es fundamental, en cuanto cambio de ordenador, en 5 minutos ya tengo lo más importante en su sitio. De hecho, estuvieron a punto de cerrar y yo fui de los 10 mil usuarios que se comprometieron a pagar 15 dólares anuales por la aplicación (y los pagué despues, eh).

Aviary - Hay varios, también me gusta mucho PixelGrabber. Sirven para capturar porciones de pantalla e incluso editarlas. Muy cómodo, ya que te permite pegarlas directamente o guardarlas en el escritorio.

Echofon -  Es un cliente de Twitter sobre el navegador. Te va mostrando en la barra de notificaciones los tuits pendientes y al clicarlo se despliega. También te muestra los mensajes y las menciones. Me gusta porque es muy discreto, de hecho yo llevo meses sin usarlo pero no me molesta. Por supuesto permite actualizar tu estado, retuitear, etc.

Shareaholic -  Otro de los grandes. Estés en la página que estés, al clicarlo te despliega los servicios que tú le hayas indicado para compartir contenido. Desde Facebook hasta tu cliente de correo. Muy rápido y también discreto. Tiene un complemento que es un monitor de Compete que te muestra el número de visitantes de los últimos meses de la página en la que estés. Imprescindible para controlar la competencia.

AdBlockPlus - Un bloqueador de elementos emergentes. Se puede configurar o algo, pero nunca me he metido con ello. Sólo lo tengo y me quita el 80% de los pop-ups. Gracias ABP!

ReadItLater - Un gran complemento que no tengo tiempo de utilizar. Te permite agregar una página para "leerla luego". Integrado en el navegador, no en el ordenador, y también sincronizado con una aplicación de iPhone, así que siempre llevas material de lectura.

SITIOS WEB

Delicious - Un clásico. Para almacenar cientos y cientos de favoritos, organizados por etiquetas. Una cosa muy útil es usarlo para buscar información en plan buscador. Es impresionantes los sitios que la gente guarda...

Listings - Es un corcho online. Puedes tener varios corchos por temáticas. Es una chorrada, pero a mí me encanta.

12designer - Hoy en día hay bastantes sitios de freelances online. Este en particular está orientado al diseño (desde un logo a un sitio web) y ya lo he utilizado varias veces. Diseñadores de toda europa presentarán sus trabajos a tu briefing y tú elegirás el que más te guste, pagando sólo uno. Por cierto, el precio lo pones tú. 

iPHONE

Como usuario del iPhone tengo algunas aplicaciones instaladas bastante curiosas:

WhatsApp- Para chatear gratis, ya conocida por todos

Reeder - Un lector de feed bastante cómodo de usar, para mí mejor que el Reader.

Evernote - Es como Dropbox, pero es diferente. Dropox es más para archivos y este para notas de voz, de texto, imagenes, etc. Para mí tiene un uso más personal que profesional.

HeyTell - Para comunicaciones de voz asíncronas. Vamos, un walkie. Muy cachondo. Otro de los favoritos del Reto, sección frikis.

MyPoint - Para controlar presentaciones de ppt desde el móvil. Para el más vacilón de la oficina.

WhatTheFont- Para averiguar tipos de letra. En serio, si te ves en la necesidad, es muy útil.

Viber - Para hacer llamadas sin coste.

iRae - Diccionario de la RAE. Con sinónimos.

iContabilidad - Con las cuentas.

Bloomberg - Para la bolsa.

IMDB - Para las pelis.

TripAdvisor - Para los viajes.

Liligo -  Para encontrar vuelos baratos.

PS Express - Para retocar ligeramente fotos en el teléfono.

Seguiría, pero se me acaba el tiempo...






10 de abril de 2011

Grandes películas de mi vida

Imagino que para todos nosotros hay películas que nos han dejado una marca, que nos han abierto los ojos, que nos han hecho disfrutar de principio a fin y que en definitiva hacen que el cine sea una parte fundamental de nuestras vidas. A continuación algunas de las mías...


Como ávido lector de fantasía heroica en tiempos pasados (y ahora cuando puedo), para mí supuso una alegría inmensa la fiel adaptación de los libros de Tolkien. La película de Peter Jackson consiguió transmitirme la aventura, el lirismo, la melancolía y la mitología de los libros. Me sentí uno más en periplo con la Comunidad del Anillo, en la tranquilidad de la comarca, en la grandisosidad de Rivendel, en la tenebrosa Moria... Las siguientes películas de la trilogía también me gustaron, claro, pero las disfruté de otra manera, como blockbusters, más que como parte de mi vida...


Ya que hemos empezado con las películas épicas, para mí ninguna lo es tanto como este clasicazo. La Guerra de Secesión contada desde dentro y por los perdedores. Con una grandísima contrucción de los personajes y unos decorados fantásticos, con un pequeño toque de cartón piedra que nos hace saborear una película de las de antes. Cuando conseguí verla completa hace unos años (después de verla a trozos todas las navidades hasta donde alcanzan mis recuerdos) me quedé sorprendido del buen sabor de boca a cine de verdad que me había dejado.

Me refiero a la primera, la que ya en su presentación nos indicaba que se trataba del cuarto episodio de una saga cósmica. En fin, qué decir, se ha escrito tanto sobre esta película que se necesitarían varias vidas para leerlo todo. Es curioso que la película que, según la leyenda, salvó a un decadente Hollywood parta del esquema más básico y clásico de todos: un cuento de hadas. Un chico, una chica, un aventurero, un maestro, la magia, los malvados, la pareja cómica. Siempre lo más fácil es lo más difícil. Yo, como millones de chavales, me imaginé que era un granjero de un planeta perdido que se unía en la lucha contra un terrible imperio, que tenía algo dentro de mí que me convertiría en alguien especial, en un héroe, en una nueva esperanza...


Cambiamos ahora de registro para pasarnos a una película intimista, puro drama. Ví esta película muy joven y me dejó completamente emocionado. Para quien no la conozca se trata del relato de la convivencia en una cárcel sudamericana de un homosexual y un revolucionario. Todo diálogo, todo personajes; pero lo que en La huella es inteligencia e ingenio aquí es sensibilidad y humanidad. Aún me sorprendo a mí mismo con que una película de este tipo me haya gustado tanto.

La vida de Brian

El mejor humor inglés en su máxima expresión. La ácida crítica a las religiones por parte de los fabulosos Monty Phyton no es plato para todos los gustos y reconozco que hay partes de la película en la que se las va demasiado la olla. Sin embargo, el humor absurdo y la falta de prejucicios ante todo deberían hacer que esta pelñicula fuera de visionado obligatorio una vez al año, a ver si así dejábamos de tomarnos tan en serio a nosotros mismos. Hay escenas de esta película que no te cansas de rememorar con los amigos una y otra vez...


Moulin Rouge

Otra película que no debería estar en esta lista según mis perfil demográfico. Sin embargo, el exceso, la comedia, la caricatura, el gran Ewan McGregor, Nicole Kidman cuando aún era una preciosidad y sobre todo, la gran gran música, me hicieron disfrutar de esta excesiva película. Como dice un amigo mío, "a los 5 minutos, cuando el personaje de Ewan McGregor de repente se levanta y empieza a cantar The hills are alive with the sound of music... dí por pagada mi entrada..."

Bailar en la oscuridad

Para terminar, la película más triste de todas y la única que ha estado a punto de hacerme llorar en un cine. Puede ser como el reverso tenebroso de Moulin Rouge, un musical que es un drama oscuro casi con una única intérprete (nunca me había gustado Björk pero está a la altura). Uno de los experimentos de Lars von Triers, y para mí de los que le salen bien. Recomendable por su originalidad, como todas las anteriores.

La lista podía seguir, seguro, pero estas son las películas que me han venido a la cabeza -y el corazón- las primeras, así que por algo será...

3 de abril de 2011

Qué me revienta

Para que este blog termine de parece un diván freudiano, el tema de esta semana en el RetoBlogger es "lo que nos revienta". A pesar de que mi filosofía de vida pasa siempre por el optimismo y el buen humor, debo reconocer que mi lista de animadversiones es tan larga como la de cualquiera. En cualquier caso y para no aburrir al personal, voy a agruparlas en pequeñas esferas de odio...

1. Me revienta de la humanidad la falta de empatía generalizada, la impermeabilidad ante nuevas ideas o pareceres, la intolerancia en definitiva. ¿Cómo es posible que ya adentrados en el SXXI aún perduren de manera tan marcada vicios como el racismo, el machismo o la intolerancia religiosa? Por favor, en 2011 ¿alguien piensa en serio que un hombre es superior a una mujer, o un blanco de un negro? Me revienta cuando se dice "panchitos", "moros", "mariconazo" o "todas las tías son unas zorras". Que somos todos iguales, joder, quítaos ya la boina de los ojos (con mis respetos para los que llevan boina como atuendo y no como actitud). Me revienta que sea tan difícil que alguien que piense así cambie de opinión y se haga más abierto. ¿Prohibir el matrimonio entre dos personas porque son del mismo sexo? ¿Por qué? ¿Quiénes somo tú o yo para limitar los derechos de nadie?  Y relacionado con esto... "los hijos de matrimonios homosexuales sufrirán las consecuencias", se oye a menudo. ¿Por qué ha de ser malo? ¿Y los hijos adoptados? ¿Y los que tienen padres enfermos o violentos o gilipollas? ¿No será peor?

How it Works

2. Me revienta la situación política española. No puedo entender que gran parte del país fuera tan obtusa de reelegir a un partido que ya había demostrado en los 4 años anteriores que no estaban capacitados para gobernar. Me avergüenza que nuestra ministra de sanidad sea Leire Pajín. Alabo que sea una gran política, pero es evidente que eso no le capacita para ser una siquiera mediocre gestora en un campo tan especializado como el sanitario. Me enfurece que el PP no haya estado a la altura y sobre todo que se haya demostrado que tiene la corrupción incrustada en lo más hondo. Me da pena como los partidos nacionalistas enarbolan un discurso caduco, desfasado, anacrónico con el único fin de alimentar el poder y las arcas de esos mismo políticos a expensas de sus propios pueblos/naciones/autonomías. Y volviendo al punto anterior, no entiendo como la gente se mantiene aferrada a sus creencias -de izquierdas, de derechas o nacionalista- siendo los otros meros "sociatas", "fachas" o "españolistas" y que todo lo que hacen o plantean está mal. Venga, que esto no es un partido de fútbol en el que niegas el piscinazo de tu delantero en el área rival, que es algo más serio. Si tu partido es corrupto, critícalo, si tu partido no da una en economía, critícalo. Propongo cambiar ligeramente la sempiterna historia de las dos españas y que pase a ser la españa de los que estamos a favor del entendimiento y el raciocinio frente al resto.

3. Me revienta Tele 5. No puedo soportar ningún programa de su parrilla. Y lo que más me revienta es que sean líderes de audiencia de las privadas desde hace años. ¿Cómo es posible que el país esté más pendiente de la abuela de Belén Esteban que de la situación de la justicia o de la educación o de la política en I+D del gobierno o de la flojera del Tibunal de Cuentas? O será la pescadilla que se muerde la cola: con una educación deficiente, a la gente no le da más que para preocuparse de los juanetes de la princesa del pueblo...



4. Me revienta ver una y otra vez lo mismo en el cine, los cómics o la literatura. No se vosotros, pero a mí cada vez me resulta más difícil encontrar algo genuino. Esto casi lo dejo para otro post...

5. En este punto iba a comentar las cosas que me revientan en el trabajo, pero veo que ya lo han hecho bastante bien por aquí, así que lo omito.  En su lugar, os confieso una manía personal, y es que me revienta el desorden, me descentra, me altera, me desazona, me estresa...

27 de marzo de 2011

Nuevos horarios

Como sabéis casi todos, últimamente tengo una agenda bastante apretadita: después de  montar una tienda online de running, empecé en una empresa de biotecnología para desarrollar su plan de negocio, tenemos la casa recién salida de una obra con infinidad de detalles por cerrar y fuí padre por vez primera no hace aún tres meses. A todo esto, hoy se ha añadido una nueva variable: mi perra Sera. Un par de días antes del parto la llevamos a casa de unos amigos para no volvernos locos con la mudanza de la obra, aprender a ser padres, etc.. Hoy, y mucho después de lo previsto, la he vuelto a traer a casa. Eso significa otra cuenta de gasto en mi maltrecha contabilidad temporal: hay que pasearla dos veces al día, jugar con ella, llevarla al veterinario, etc (todo cosas que realmente me apetece hacer porque me lo paso muy bien con mi perra). Por otra parte he decidido llevar adelante mi pluriempleo al 100% -al menos mientras consiga mantener un entendimiento básico con los socios de la biotech- y empiezo a necesitar urgentemente volver a practicar deporte, tanto por temas físicos (+5 Kg) como mentales (chute de endorfinas); por lo que las 24 horas del día se me van a quedar muy muy cortas con el planteamiento actual.

Así que voy a intentar algo que me da vueltas en la cabeza desde hace años: cambiar mis horarios para ser más productivo. Actualmente yo empiezo a trabajar a eso de las 9-930. Salgo de la oficina alrededor de las 2030, lo que ha significado hasta ahora llegar a casa justo para hacerle el relevo a mi mujer en el último turno con la niña: risas, baño, pañales y dejarla dormida. De ahí a que mi mujer se duerma tenemos un tiempo neto de una hora u hora y media para comentar el día, hacer planes y esas cosas del matrimonio. Es a partir de media noche cuando tengo "tiempo libre": leer los post del Reto, leer algo, raramente trabajar y sobre todo mi afición preferida: encontrar alguna peli -obra maestra o serie B trasher, me da igual- y tragármela hasta las 2 ó 2 y media que me voy a dormir...

Sin embargo, a partir de mañana voy a intentar algo nuevo. Voy a madrugar en plan sueco para estar en la oficina a las 730 y salir a eso de las 1830. Además, como todos los gurús de la productividad repiten, las primeras horas del día son las mejores (aunque sólo sea porque no hay nadie más en la oficina). De esta manera espero rendir más y sobre todo, llegar a casa bastante antes y tener más tiempo de calidad para quien verdaderamente importa.

En fin, quizá este post no sea el más emocionante que has leído en mucho tiempo, castigado lector, pero quería ponerlo por escrito y además hacerlo público, a ver si así me ayuda a conseguir mi propósito de dejar de ser Batman y empezar a ser Superman...



20 de marzo de 2011

Hacer un mundo mejor

Si hace un par de semana comentaba que el Reto Blogger es el sitio adecuado para lanzar preguntas profundas, al respecto del tema de A dónde vamos, lo de esta semana ya es de guasa...  hacer un  mundo mejor, ahí es nada.

La verdad es que a las horas a la que escribo muchos de los RetoBloggers ya han publicado sus posts semanales, aportando tanto enfoques micro -qué puedo hacer yo- y macro -qué hacer a nivel global- con algunas ideas muy interesantes y algunas... eh... originales...

Entre todos esos posts ya se mencionan todas las ideas que yo pudiera tener al respecto y alguna que otra más, pero voy a intentar aportar valor con una breve lista de cosas que creo que nos ayudarían a conseguir un mundo mejor:

1. Sé honesto. No mientas, no robes.
2. Sé compasivo. Ponte en el lugar de los otros.
3. Sacríficate por otros. Antepón el bien común al tuyo personal.
4. Participa. Sé una parte activa de la sociedad, no te conformes con lo que te dan si  crees que no es bueno. Vota. Haz grupos de Facebook. Ve a manifestaciones. Escribe un blog.
5. Piensa en el planeta. De momento sólo tenemos uno...

***
Por otra parte, si analizamos la pirámide de Maslow a nivel planetario, es descorazonador comprobar que la mayor parte de la población aún se encuentra luchando por salir del primer escalón, mientras que la minoría que domina el planeta se encuentra en el último con escaso interés por los demás, por lo que el equilibrio es imposible...



Vamos, que no lo veo nada claro, o a lo mejor es que es domingo por la tarde...

13 de marzo de 2011

En qué me gustaría trabajar

PLANTEAMIENTO

Esta semana y sin necesidad de hacerlo a causa de una temática impuesta voy a mojarme y a tocar un tema personal. Hablé hace tiempo de cómo había que luchar para salir de la rutina diaria que nos convertía en trenes zombies. Lo escribí orgulloso porque el año pasado había tomado una drástica decisión y decidí invertir mi tiempo, sacrificar mis ingresos como trabajador por cuenta ajena y apostar mis ahorros en crear una empresa propia. Lo curioso/estúpido fue que cuando inicié esa etapa no sabía a qué iba a dedicarse mi empresa, aunque sentía que ya había llegado el momento. Para empezar, mi curva de aprendizaje como gestor de empresas ya se había ralentizado, por otra parte, disponía de ciertos ahorros ya que, para disgusto de mis padres, siempre me he negado a comprar un inmovilizado (menos el coche, ah no, que no es inmovilizado porque se mueve, o sí? ... nunca seré un gran contable...), y para terminar, en donde trabajaba se iba a realizar un cambio estratégico con el que no estaba de acuerdo. Así que dí el salto y me pasé varios meses full-time a decidir a dónde podía llegar con mis ahorros y capacidades (y domicilio). En un principio consideré seguir en el sector biotecnológico pero requería de excesivo capital para intentar algo por mi mismo. Después, tuve una etapa de análisis del sector franquicias, pero ninguna me convenció. Durante esos meses me fui dando cuenta de lo complicado que es hoy en día llegar a tener éxito, sin ser un fuera de serie o disponer de amplios recursos, debido a la amplísima oferta /competenciaque hay hoy en día en todos los sectores. El caso es que llegué a la conclusión de que la única manera de tener una empresa exitosa, pasaba por utilizar la palanca Internet. Así que invertí otros meses en aprender que era eso de Twitter, Yelp o Etsy y en analizar por qué ganaban dinero, si eran modelos replicables a España, si yo estaba en condiciones de hacerlo, etc. Por otra parte, desarrollar un servicio se me antojaba harto arriesgado: necesitas buenos programadores y bastante tiempo, lo que significa recursos, y por otra parte nadie te garantizaba que fueras a tener un mínimo éxito. Así que en paralelo fui considerando una opción más tangible: comercio electrónico. A su favor tenía que en caso de ir mal, siempre puedes liquidar tus existencias (mientras que no puedes capitalizar un software que no interesa a nadie), además de que parecía que finalmente ya había cultura de Internet y masa crítica de internautas... Así que al final llegué a dos posibles opciones: adaptar un servicio web que había fichado en USA o dedicarme al e-commerce. La segunda opción me parecía mucho mas sencilla y dejé aparcada la primera opción para más adelante (además que  a mi amigo-gurú-de-Internet no le convencía la idea).

Dentro del e-commerce, también estuve analizando que mercancía podía vender. Tenía que tener el suficiente valor unitario para soportar el coste logístico, ser algo novedoso en el mercado y sobre todo que fuera algo con lo que me sintiera identificado. Finalmente me decidí por el running, un sector en crecimiento y con tiendas web españolas muy poco desarrolladas. De ahí nació DEPORR, que me llevó muchísimo más tiempo y trabajo poner a punto de lo que había previsto.

El caso es que cuando estaba a punto de publicar la web, me llamaron por si quería tomar las riendas de otra empresa de biotecnología, y además del sector de la energía, uno de los sectores que más atractivos me parecen. Ya que tenía la mayor parte del trabajo hecho decidí contratar a alguien que se ocupara de la web y dedicarme a este nuevo proyecto, tanto por lo atractivo del mismo como por el pequeño canguelo financiero que me atenazaba. Yo me ocuparía de la web los fines de semana...

Eso ya fue hace unos meses. Me costó mucho encontrar a la persona adecuada, además que las últimas semanas de desarrollo se alargaron ya que dejé de hacer un seguimiento exhaustivo a los programadores, así que con los ajustes de última hora, apenas tenemos la web publicada desde hace unas semanas, con escaso éxito desde entonces.

NUDO

Hoy en día la web está en marcha aunque no hemos iniciado ninguna acción de marketing offline u online. En el nuevo proyecto biotecnológico me encuentro exactamente en el mismo punto que hace 2 años: me estoy dejando la piel en una empresa que no es la mía y empiezo a no estar de acuerdo en los planteamientos que realizan los socios. Así que, ¿qué estoy haciendo?, ¿qué quiero hacer?.

Realmente quiero ser empresario. Quiero aportar algo a la sociedad, quiero tener independencia de actuación, quiero ganar dinero, pero ¿cómo se hace eso?, ¿cómo se consigue?. Estas son las dudas que me asaltaron hace 2 años y que han vuelto a mí con la fuerza de un tsunami. Y así estoy ahora, sufrido lector, en un cruce de caminos, en un nudo gordiano que no se por dónde cortar...

En definitiva y para dar sentido al título del post, a mí realmente lo que me gustaría hacer es invertir en empresas. Me gusta la ciencia, la tecnología, la innovación, y me encantaría tener el privilegio de participar en el desarrollo de iniciativas emprendedoras.

Ahí es a donde quiero llegar. Aquí es dónde estoy.


DESENLACE... ¿?


6 de marzo de 2011

A dónde vamos

Gran tema el que tenemos esta semana en El Reto Blogger. Aunque pueda parecer que el amigo Moli haya pecado de ambicioso, en realidad no es así. El Reto Blogger es el lugar adecuado donde plantear preguntas de gran calado, cuestiones metafísicas que corroen nuestra alma y nuestro intelecto o dudas existenciales que nos atormentan en las largas noches de invierno. Pues bien, dentro de la variedad de interpretaciones que se pueden dar a la preguntita, yo me voy a decantar por una de las teorías favoritas de los frikis internautas: la singularidad tecnológica. 

La singularidad (que también es el punto en un agujero negro más allá del horizonte de sucesos, Summers-que-le-veo...) tecnológica se refiere al momento en el futuro en el que el desarrollo humano se ha acelerado de tal manera que casi cualquier cosa podría suceder, dificultando nuestras predicciones (y responder al tema de hoy...).  Esta teoría se fundamenta en la evidente aceleración que ha experimentado la raza humana en los últimos 200 años si lo comparamos con los milenios anteriores.



En este gráfico tan chulo, se ha extrapolado un línea que muestra como 15 cambios de paradigma acaecidos en la historia de la Humanidad siguen una tendencia exponencial. El gráfico es obra de Ray Kurzweil, una de las personas más interesantes del planeta y de quién tenía ganas de hablaros desde hace tiempo. El amigo Kurzweil cuando aún estaba en el instituto programó su propio sintetizador... en el año 1965! Con 20 años vendió su primera empresa mientras aún estudiaba en el MIT, y durante la década de los '70 le dió tiempo a inventar el primer escáner de texto y a desarrollar con Stevie Wonder los primeros sintetizadores modernos de la historia de la música (que tanto daño han hecho por otra parte).


Posteriormente desarrolló los primeros programas de reconocimiento de voz, y se ganó por siempre un sitio en el panteón de genios americanos. Bien, pues Kurzweil es un gran defensor de la teoría de la singularidad tecnológica, habiendo fundado incluso la Singularity University (vídeos muy recomendables). Kurzweil opina que la singularidad llevará al Transhumanismo, en el que la humanidad se fundirá con la tecnología a todos los niveles, biónico, cibernético y neuronal. Él cree que llegará el día en que seremos capaces incluso de descargar nuestra memoria y cargarla en un nuevo cuerpo, por lo que la humanidad habrá alcanzado la inmortalidad. Su mayor preocupación ahora mismo es llegar vivo a ese momento, por lo que mantiene una dieta súper estricta de suplementos vitamínicos que prolonguen su vida hasta entoces...

En fin, estas teorías tienen sus detractores, por supuesto. A mí me parecen muy interesantes, aunque por desgracia creo que no llegaremos a alcanzarlas. Yo soy de la opinión de que cuando lleguemos a la Singularidad Tecnológica, desarrollaremos una superinteligencia artificial, que llegará a la evidente conclusión de que el planeta estaría mejor sin la raza humana... Y empezará la caza del hombre por la máquina...



27 de febrero de 2011

El horror


El calor era insoportable. El día era demasiado caluroso para esas fechas. Apenas soplaba una ligera brisa que únicamente servía para remover el polvo del terreno. Hacía rato que no veía a ninguno de sus compañeros. Ya no recordaba si eso era bueno o malo, había olvidado totalmente la maniobra de despliegue. Estuvo a punto de dar un grito, pero se calló a tiempo, sabía que identificar tu posición podía significar la muerte.

El sol se le clavaba en los ojos como dos clavos ardientes, le obligaba a mirar al suelo y confiar en su oído, que le engañaba constantemente con sus latidos y su propia respiración, acelerados por la adrenalina. Apenas podía respirar, la pendiente le estaba agotando. No sabía cuanto tiempo llevaba ascendiendo. Tenía una vaga idea de que subir había sido una buena idea, pero tampoco recordaba por qué. La vegetación se le enredaba en las piernas, en los brazos, en el torso y convertía cada paso en una empresa titánica.

 Se arrojó sobre su estómago cuando vió la silueta a pocos metros. ¿Cómo podía no haberlo oído?. Estaba allí mismo, a menos de 15 metros, ascendiendo también penosamente la ladera. Controlando la respiración se puso de rodillas e intentó encontrar a su enemigo. No veía nada, maldito sol. Improvisó una visera con su mano, y ahora sí, ahí estaba, mirando ligeramente hacia el oeste, fuera de su posición.

Ajustó el fusil contra el costado y esperó, si seguía ascendiendo tendría un disparo perfecto. 12 metros, 10 metros... era el momento. Se enderezó sigiloso, apuntó y disparó. Una, dos, tres veces. Su objetivo reaccionó de inmediato, sabía dónde estaba de antemano. Los proyectiles se cruzaron en el camino, le dió tiempo a pensar lo improbable que sería que dos de ellos impactaran uno contra otro, como en un baile cuántico. 

De pronto, todo acabó.

Notó el impacto en la pierna, y luego en el pecho. Incrédulo, sin sentir apenas nada más que sorpresa, se palpó el pecho y vió la mancha de pintura amarilla... maldito Pablo Moya!


20 de febrero de 2011

Más de cinco cosas que hacer antes de morir

Efectivamente, lo habéis adivinado. Esta semana toca temática común en el Reto Blogger: 5 cosas que quiero hacer antes de morir.

Sin embargo, yo soy una persona ambiciosa, excesiva en mis anhelos, y de esta manera no me ha sido posible reducir esta lista a únicamente cinco elementos, sólo la he podido dejar en siete (y eso sin incluir los inconfesables):

1. Escribir un libro. Preferentemente una novela con un argumento sólido, unos personajes polifacéticos y un estilo propio. Compleja, completa, con final cerrado, con varios sentidos que permita que los estudiantes hagan tesis y tesinas sobre ella durante años y siempre descubran algo nuevo.
2. Dirigir una película. Preferentemente una comedia, a medio paso del humor absurdo de los Monty Phyton. Idealmente le serían concedidos varios premios -que no recogería, como protesta al sistema- aunque lo mejor sería que fuera motivo de camisetas frikis.


3. Ser un superhéroe. Lo se, no lo tengo fácil. En cualquier caso, ya que habéis leído esto, cuando empecéis a ver las noticias sobre un enmascarado justiciero, os pido discrección y lealtad.
4. Volar. No tiene nada que ver con el punto anterior, ni volar en gravedad cero cual millonario hortera, ni con que me crezcan alas tipo Ángel...


Lo que yo quiero hacer antes de morir es poder ver que se comercialicen algunos aparatejos de vuelo individual. Estoy seguro que lo veré en el algún momento, pero si es con 95 años me va a resultar mucho más difícil hacer alguna que otra pirueta...


5. Contribuir a un cambio en el mundo. Como parte del 1% de la población privilegiada del planeta creo que debería hacer algo por el mundo, y no me refiero a pagar la cuota de Greenpeace. Este tema aún está un poco verde, pero según lo vaya madurando ya os iré dando pistas.
6. Hacer la vuelta al mundo a vela. Para mí es el colmo de la resistencia. El culmen del logro técnico y físico. La suma de la constancia, la aventura y la precisión. La hostia, vamos.


7. Conocer vida extraterrestre. Este objetivo me temo que no está en mi mano, porque aunque posiblemente sea el que más feliz me hiciera, nadie de este planeta podemos hacer nada al respecto...

13 de febrero de 2011

The extra mile

No, no se trata de una peli de Eminem, me refiero al término que utilizan los anglosajones para definir cuando se realiza un esfuerzo que va un poquito más allá de lo que ya se daría por bueno. Últimamente el término está muy de moda en el mundo de las start-ups, donde ese pequeño añadido que te diferencia ya casi se da por obligado si quieres captar la atención de los inversores. Vendría a ser algo así como "... y además de presentar tus fotografías y compartirlas con un clic en todas las redes sociales, puedes sobreescribir los nombres de tus amigos en las fotos y mandarlas a imprimir". Hay pequeños añadidos buenos, algunos espectaculares que marcan la diferencia y otros rematadamente malos, claro, como todo en esta vida. Pero no van por aquí los tiros de lo que os quiero hablar. 

En realidad, ese concepto de "ir una milla más", no es algo nuevo, es consustancial al espíritu de satisfacción al cliente en USA, creo que motivado por la competencia feroz y la sobreoferta que tiene un mercado con muchos años de bienestar a sus espaldas. Es lo que hace que el camarero te pregunte 3 veces durante la comida si va todo bien, hace su trabajo mejor de lo que se le podría pedir en justicia porque sabe que la propina le espera al final (o porque hay 4 mexicanos en la puerta esperando por su mismo puesto de trabajo). Siguiendo con los ejemplos del sector restauración, en USA cuando pides un acompañamiento, te ponen un plato delante que casi oculta a tu compañero de mesa. En España, las patatas de acompañamiento casi parecen un favor del cocinero. Es cierto que hago un poco de trampa en el símil, existe una diferencia cultural, y ese acompañamiento te lo cobran, pero, joder, lo pagas a gusto. No te quedas con la sensación de que te han engañado, como alguna vez de estudiante me pasó, que pedía un bocadillo en algún sitio de solera en Madrid y al ir a abrirlo sólo tenía el relleno por la parte de fuera, aparentando una abundancia que en realidad era todo lo contrario...

Creo que podemos llevar este concepto a  casi cualquier sector de actividad: un hotel, un supermercado, unos abogados, un carpintero, un contable, un queso envasado, un análisis por PCR, una auditoría, un desarrollo en software... Yo no puedo compartir esa manera de prestar un servicio en el que le perdonas la vida a tu cliente, de "mira te lo voy a hacer que estoy de buenas", de comprar un producto y tener la sensación de que te han timado al menos 2 euros. En términos microeconómicos les diría que el coste marginal de ese esfuerzo adicional es muy inferior al beneficio marginal que van a obtener y por tanto les merece la pena hacerlo. Pero por si acaso no lo entienden (y aunque sí) me dan ganas de gritar: "JODER TÍO, CURRÁTELO UN PELÍN MÁS, QUE NO TE CUESTA NADA Y QUEDAS DE PUTA MADRE" (y gana un cliente recurrente, mendrugo).


Quiero pensar que, por una parte, gran parte de los nuevos profesionales hispanos compartimos esta manera de realizar negocios (por beneficio de nuestros clientes y por tanto, para nuestras empresas a medio plazo) y, por otra parte, que el nuevo paradigma tecnológico impondrá esa manera de hacer las cosas (TripAdvisor, 11870, Ciao, etc). Y si no es así, pues nada, a poner pinchos de tortillas a los guiris en la playa (ah, que ya no vienen?...)





6 de febrero de 2011

Dos recetas de pasta

Esta semana en el Reto Blogger debemos hablar de una receta de cocina. Para empezar y que nadie se lleve a engaño, debo reconocer que mis habilidades culinarias están a la altura del imán del Telepizza en la nevera. Sin embargo, tengo que decir que la pasta no me sale mal del todo. Así pues, os voy a describir a continuación dos platos de pasta que me gustan mucho, son bastante sencillos de preparar y cuyo ratio esfuerzo/resultado recomienda invertir en los mismos.

SPAGHETTI ALLA PUTTANESCA

A pesar de lo que pueda parecer, en realidad no se tiene nada clara la etimología del nombre. Lo que sí se sabe es que es una pasta típica de Nápoles, ligera y sabrosa. Para empezar, los ingredientes para dos personas:

Espaguetis - 250 gr (o más, según el apetito de los comensales, yo tiendo a ser generoso y poner 150 pax)
Tomates naturales o tomate frito - 3/4 de bote (yo soy vago y lo compro ya frito)
Una cebolla
2-4 dientes de ajo (según gustos)
3-4 cucharitas de alcaparras (según gustos, pero mejor no pasarse)
4 anchoas (se puede poner alguna más)
Aceite de oliva
Sal
Segreto della nonna: 2/3 cuchara grande de mantequilla

En una sartén, ponemos a sofreír la cebolla y los dientes de ajo hasta que se ponen doraditos. A continuación, añadimos el tomate frito. Dejamos que vaya calentando y cogiendo el toque del ajo y un poco de cuerpo de la cebolla. Cuando empiece el chup-chup añadimos las anchoas, que abremos secado con papel de cocina y cortado a tiras. Suele recomendarse darles un chorro de agua antes, pero yo prefiero que vayan con más "cuerpo". Con el fuego lento, vamos removiendo. Al ratito ponemos la mantequilla y seguimos moviendo. Yo pongo mucho tomate para que pueda estar bastante al fuego, evaporando y cogiendo los sabores. Cuando veáis que la salsa ya está densita y se está secando en la parte de fuera de la sartén, podéis quitarlo del fuego. Las alcaparras a mi me gusta echarlas ya casi al final, para que den un golpito de sabor, pero no se coman el resto de sabores. Cuidado al echarlas que no caigan más que un par de gotas de su agüita, por lo mismo.

En cuanto a los espaguetis, ya sabéis. Se pone una olla con agua (no hace falta llenarla) a hervir con aceite y sal. Cuando hierva, se añade la pasta, idealmente en abanico sobre el borde, para que caiga enseguida al agua y no haya diferencia entre las dos puntas de los espaguetis. Se remueve de vez en cuando para que no se peguen y al echarlo al colador, se les da un golpe de agua fría. Se han escrito libros enteros sobre el momento justo de retirar la pasta del fuego para que queden al dente. Si no está vuestra mujer os recomiendo lo siguiente: sacad un espagueti de la olla, levantadlo hacia la luz, contad hasta 5 y arrojarlo con fuerza contra la pared. Si se queda pegado está en su punto, si rebota aún no esta hecho y si resbala hacia abajo se os ha pasado.

Bien, una vez que tenéis la pasta y la salsa, podéis poner la sartén al fuego de nuevo durante 1 minuto con unos pocos espaguetis encima. Después lo sacáis, emplatáis y añadís el resto de espaguetis y salsa, en ese orden. Se puede dar un toque de color con perejil u orégano para la presentación, aunque yo prefiero dejarlo tal cual.

SPAGUETTI ALLA CARBONARA

Estos espaguetis son muy fáciles de hacer y muy difíciles de hacer bien. Tienen su origen tras la liberación de Roma por los americanos en la Segunda Guerra Mundial, ya que incorpora los ingredientes que los soldados americanos llevaban para el rancho: huevos y bacon. Es un plato de pasta típico romano, de sabor fuerte y digestión pesada.

Ingredientes para dos personas:

Espaguetis - 250 gr (o más)
100 gr. de bacon (o más)
2 huevos (más no)
Aceite de oliva
Sal
Queso parmesano
Segreto della nonna: Si podéis poner queso pecorino, mejor y queda menos seco

Hacemos en una sartén el bacon a taquitos, pero no mucho, no queremos que quede crujiete. En la olla donde hemos hecho la pasta de la manera habitual, volvemos a volcarla una vez escurrida, y mientras está bien caliente, echamos por encima los dos huevos, que se harán solos. Podemos poner un poco el fuego para ayudar a que se haga, pero un par de minutos y muy bajo, porque si no se empezará a pegar todo. Añadimos el bacon, le damos un par de vueltas y emplatamos. Añadimos el queso rallado y listo. Se puede añadir pimienta para un toque más romano.

El plato es difícil porque resulta complicado hacer bien los huevos sobre la pasta sin que quede tortilloso ni blandengue, pero en cualquier caso mucho mejor que la variación apócrifa con nata...

Espero que os gusten los platos y que os atreváis a hacerlos... Buen apetito!

30 de enero de 2011

Los 7 Problemas del Milenio

El Clay Mathematics Institute estableció en el año 2000 siete problemas matemáticos que permanecían sin resolver y anunció que otorgaría un premio de un millón de dólares para cada uno de ellos. En caso de que tengáis un rato libre, un coeficiente por encima de 200 y os haga falta la pasta, quizá queráis intentar resolver alguno... (y que me perdonen los matemáticos por los errores cometidos en la asimiliación/simplificación).

1. P versus NP

El primer problema trata sobre si para todos los problemas que un ordenador puede verificar (NP) rápidamente, también puede encontrar la solución (P) rápidamente. Cuando decimos rápidamente, en este caso estamos hablando de tiempo polinómico (asumible dentro de una función polinómica). A pesar de lo abstracto del planteamiento, si se consiguiera demostrar que P fuera = NP, esto querría decir que los ordenadores tendrían los recursos suficientes - la capacidad- de resolver cualquier problema que se planteara. El problema matemático no se refiere a construir el ordenador que fuera capaz de hacerlo, si no a demostrar si dicho ordenador sería posible. Irónicamente, si se demostrara que P=NP, significaría por supuesto que el resto de problemas del milenio podrían resolverse...

2. La conjetura de Hodge

Al bueno de Hodge se le ocurrió preguntarse si era cierto que para variedades algebraicas proyectivas (grupos de soluciones espaciales), los ciclos son combinaciones lineales racionales de ciclos algebraicos. Demostrar que esto es cierto facilitaría enormemente los cálculos en topología algebraica, pero no tendría un fin práctico en si mismo.

3. Teorema de Poincaré

Henri Poincaré dejó abierta la pregunta de si cualquier porción de una esfera podría convertirse a su vez en una esfera. De nuevo, se trata de un problema de topología, aunque este es el único de los 7 problemas que ha sido resuelto hasta la fecha. Sí, evidentemente es el más sencillo, yo lo tenía en la punta de la lengua... El matemático que lo ha demostrado es el ruso grigori Perelman, un tío bastante rarito, que renunció tanto al premio en metálico como a la Medalla Fields (el Nobel de las matemáticas).


4. La hipótesis de Riemann

Esta hipótesis está considerada el problema más importante de matemática pura. Supone que en la función de una variable compleja de la suma de series infinitas (la función Z), la distribución de sus ceros tomarían el valor 1/2. La demostración de esta hipótesis serviría para conocer la distribución de los números primos, el crecimiento de funciones aritméticas y muchas otras aplicaciones en matemáticas, probabilidad y física.

5. Existencia de Yang-Mills y del intervalo de masa

Esta es mi favorita. Como todo el mundo sabe, el Modelo Estándar de la física de partículas se apoya en la teoría del campo cuántico, sin embargo, aún debe demostrarse que esta teoría satisface al mismo tiempo la mecánica cuántica y la teoría de la relatividad especial, es decir, que obedezca las leyes de la física que conocemos... Yang-Mills es el nombre que se le da a esta teoría y lo del intervalo (gap) de masa se debe a que se debe demostrar que los gluones tienen masa distinta de cero (ya que se consideraba que tenían carga de color pero no masa).


6. Las ecuaciones de Navier-Stokes

Estas ecuaciones ser refieren a los movimientos de un fluido. Aunque se conoce bastante sobre las propiedades físicas de los fluidos, no existe una solución general a estas ecuaciones, que nos permitirían conocer el funcionamiento de las mareas, la atmósfera, etc.

7. La conjetura de Birch y Swinnerton-Dyer

La conjetura se plantea si las ecuaciones que definen curvas elípticas tienen un número finito o infinito de soluciones racionales. Si pudiera encontrarse una solución general a estas ecuaciones, se ahorrarían millones de horas en cálculos computacionales.

***

Aunque parezca mentira, la resolución de estos problemas tendría un efecto multiplicador en todas las ramas de la ciencia que utilizan las matemáticas como herramienta, llegando a su vez a nuevas soluciones, o facilitando enormemente la resolución de problemas de cálculo. Veríamos importantes avances en campo tan dispares como la astrofísica (confirmando o desechando teorías sobre el orígen y estructura del universo) o la bioquímica (cálculo de nuevas combinaciones de proteínas de manera asumible, que podrían ayudar a encontrar una cura para el cáncer). Venga, sacad lápiz y papel...


23 de enero de 2011

Marcas que me marcaron

Esta semana tenemos tema común en el Reto y como anuncia el título debemos tratar sobre las marcas que nos marcaron. Hubo un tiempo en que tener una marca, cualquier marca, significaba realmente una diferencia. Hoy, todo lo que llevamos puesto es de marca, hasta la ropa interior (o especialmente la ropa interior, según el caso...). Vamos a hacer un viaje al pasado entonces, a la España de los 80 que empezaba a conocer las mieles del capitalismo (luego en el 92 llegaron las hieles)...

Creo que la primera marca que recuerdo está asociada a la playa, a un balón enorme y azul. Cuando aparecía una avioneta en el horizonte todos los chavales nos lanzábamos corriendo al agua por si acaso era de las que soltaban fantásticos balones de playa de NIVEA. Creo que en realidad nunca nadie consiguió jugar a nada con una pelota que se la llevaba el viento cada dos por tres, pero la alegría de ver como la avioneta soltaba los paquetitos y volver a la sombrilla con una en la mano era gloriosa.


Otra marca que tengo memorizada desde niño es BIMBO. La fábrica de Madrid estaba justo enfrente de donde trabajan mis padres, y era frecuente que mi madre trajera alguna bolsa con DUPIS, TIGRETONES, PANTERAS ROSAS o BONYS. Eran sencillamente perfectos para el cola-cao de la merienda...
 Siguiendo con el tema alimentario (o sucedáneo) estaba también la chuchería básica. Desde aquí podías subir a los fresquitos, bajar a los drácula a 1 peseta, ir de bohemio con las nubes o innovar con las gominolas de melón, pero para mí la medida de todas las cosas era el KOJAK...
 
Para cerrar con las chucherías, me acuerdo especialmente de tres alimentos básicos de todo niño y que para mi lo eran especialmente también porque sus marcas aparecían dibujadas con sendos superhéroes. Por supuesto estoy hablando de los increíbles FLAX, los contundentes PHOSKITOS y los larguísimos BOOMER:


Dejando atrás esas primeras y sencillas marcas al alcance de todos los niños (al menos en mi barrio), vamos a adentrarnos ahora en un mundo difícil, donde las marcas empezaban a crear distancias y fomentar diferencias. Sí, amigos, hemos llegado a la adolescencia.... Recuerdo que todo empezó por los pies. De repente, era MUY importante que tus zapatillas de deporte fueran de marca. Pero además, de marca de verdad. La palabra más temida en los recreos era... IMITACIÓN. En este campo, y al menos al principio, las cosas eran sota, caballo y rey, es decir CONVERSE, REEBOK y NIKE.




Recuerdo algunos traumas al respecto, como cuando mi madre me trajo unas J'HAYBER, porque era el patrocinador del equipo de tenis del Banco Santander y se las daban gratis. "Sí, mamá, pero, pero..." Nada. Las madres eran insensibles a estos argumentos tan finamente elaborados. Irónicamente, muchos años después coincidí con el el fundador de J'HAYBER en un consejo de administración donde nos daba cuenta de su amplia experiencia empresarial (aunque no preguntaras, eh ; ). Siempre me quedé con ganas de contarle esta anécdota... 

El caso es que el país y mi familia progresaban y llegó el día en que por fin tuve mis primeras NIKE, las Air Plus Pegasus (Plus, eh):

Con esto ya eras alguien, corrías más rápido, saltabas más lejos, le dabas más fuerte al balón. Desde esas Nike, la verdad es que ya no paré de tener zapatillas de marca "de verdad", hasta que que toqué el cielo con las mejores zapatillas que nunca se hicieron y nunca se harán: las Nike Air Jordan VI:


Después de tener estas zapatillas comprendí que todo lo demás sería ir cuesta abajo. Así que poco después de tenerlas, decayó mi interés por las zapatillas de deporte...

En cuanto a las marcas de ropa, llegaron (a mi limitado universo) un poco más tarde. Las cosas aquí también eran sencillas. Para mí, me contentaba con LEVI's como pantalón y camisa y un jersey LACOSTE. Luego estaban CHEVIGNON, PRIVATA, CHIPIE... pero eso ya se salía de lo que mi madre estaba dispuesta a gastarse en el corte inglés...





Ya en plena adolescencia, recuerdo que mi uniforme básico eran los LEVI'S o los BUENOS LIBERTO como pantalones y PANAMA JACK o CAMPER en los zapatos. Con las camisas me permitía improvisar en plan Parker Lewis. La vida era sencilla...




Por último, la última marca que realmente me marcó, fue cuando entré a la universidad, con el pavo más o menos resuelto. Recuerdo que todo el mundo llevaba la marca del caballito, POLO. Especialmente en ICADE era como una marea (junto con los náuticos) de la que no podías escapar y a la que al final, sucumbías...




Se ha producido un error en este gadget.