30 de enero de 2011

Los 7 Problemas del Milenio

El Clay Mathematics Institute estableció en el año 2000 siete problemas matemáticos que permanecían sin resolver y anunció que otorgaría un premio de un millón de dólares para cada uno de ellos. En caso de que tengáis un rato libre, un coeficiente por encima de 200 y os haga falta la pasta, quizá queráis intentar resolver alguno... (y que me perdonen los matemáticos por los errores cometidos en la asimiliación/simplificación).

1. P versus NP

El primer problema trata sobre si para todos los problemas que un ordenador puede verificar (NP) rápidamente, también puede encontrar la solución (P) rápidamente. Cuando decimos rápidamente, en este caso estamos hablando de tiempo polinómico (asumible dentro de una función polinómica). A pesar de lo abstracto del planteamiento, si se consiguiera demostrar que P fuera = NP, esto querría decir que los ordenadores tendrían los recursos suficientes - la capacidad- de resolver cualquier problema que se planteara. El problema matemático no se refiere a construir el ordenador que fuera capaz de hacerlo, si no a demostrar si dicho ordenador sería posible. Irónicamente, si se demostrara que P=NP, significaría por supuesto que el resto de problemas del milenio podrían resolverse...

2. La conjetura de Hodge

Al bueno de Hodge se le ocurrió preguntarse si era cierto que para variedades algebraicas proyectivas (grupos de soluciones espaciales), los ciclos son combinaciones lineales racionales de ciclos algebraicos. Demostrar que esto es cierto facilitaría enormemente los cálculos en topología algebraica, pero no tendría un fin práctico en si mismo.

3. Teorema de Poincaré

Henri Poincaré dejó abierta la pregunta de si cualquier porción de una esfera podría convertirse a su vez en una esfera. De nuevo, se trata de un problema de topología, aunque este es el único de los 7 problemas que ha sido resuelto hasta la fecha. Sí, evidentemente es el más sencillo, yo lo tenía en la punta de la lengua... El matemático que lo ha demostrado es el ruso grigori Perelman, un tío bastante rarito, que renunció tanto al premio en metálico como a la Medalla Fields (el Nobel de las matemáticas).


4. La hipótesis de Riemann

Esta hipótesis está considerada el problema más importante de matemática pura. Supone que en la función de una variable compleja de la suma de series infinitas (la función Z), la distribución de sus ceros tomarían el valor 1/2. La demostración de esta hipótesis serviría para conocer la distribución de los números primos, el crecimiento de funciones aritméticas y muchas otras aplicaciones en matemáticas, probabilidad y física.

5. Existencia de Yang-Mills y del intervalo de masa

Esta es mi favorita. Como todo el mundo sabe, el Modelo Estándar de la física de partículas se apoya en la teoría del campo cuántico, sin embargo, aún debe demostrarse que esta teoría satisface al mismo tiempo la mecánica cuántica y la teoría de la relatividad especial, es decir, que obedezca las leyes de la física que conocemos... Yang-Mills es el nombre que se le da a esta teoría y lo del intervalo (gap) de masa se debe a que se debe demostrar que los gluones tienen masa distinta de cero (ya que se consideraba que tenían carga de color pero no masa).


6. Las ecuaciones de Navier-Stokes

Estas ecuaciones ser refieren a los movimientos de un fluido. Aunque se conoce bastante sobre las propiedades físicas de los fluidos, no existe una solución general a estas ecuaciones, que nos permitirían conocer el funcionamiento de las mareas, la atmósfera, etc.

7. La conjetura de Birch y Swinnerton-Dyer

La conjetura se plantea si las ecuaciones que definen curvas elípticas tienen un número finito o infinito de soluciones racionales. Si pudiera encontrarse una solución general a estas ecuaciones, se ahorrarían millones de horas en cálculos computacionales.

***

Aunque parezca mentira, la resolución de estos problemas tendría un efecto multiplicador en todas las ramas de la ciencia que utilizan las matemáticas como herramienta, llegando a su vez a nuevas soluciones, o facilitando enormemente la resolución de problemas de cálculo. Veríamos importantes avances en campo tan dispares como la astrofísica (confirmando o desechando teorías sobre el orígen y estructura del universo) o la bioquímica (cálculo de nuevas combinaciones de proteínas de manera asumible, que podrían ayudar a encontrar una cura para el cáncer). Venga, sacad lápiz y papel...


23 de enero de 2011

Marcas que me marcaron

Esta semana tenemos tema común en el Reto y como anuncia el título debemos tratar sobre las marcas que nos marcaron. Hubo un tiempo en que tener una marca, cualquier marca, significaba realmente una diferencia. Hoy, todo lo que llevamos puesto es de marca, hasta la ropa interior (o especialmente la ropa interior, según el caso...). Vamos a hacer un viaje al pasado entonces, a la España de los 80 que empezaba a conocer las mieles del capitalismo (luego en el 92 llegaron las hieles)...

Creo que la primera marca que recuerdo está asociada a la playa, a un balón enorme y azul. Cuando aparecía una avioneta en el horizonte todos los chavales nos lanzábamos corriendo al agua por si acaso era de las que soltaban fantásticos balones de playa de NIVEA. Creo que en realidad nunca nadie consiguió jugar a nada con una pelota que se la llevaba el viento cada dos por tres, pero la alegría de ver como la avioneta soltaba los paquetitos y volver a la sombrilla con una en la mano era gloriosa.


Otra marca que tengo memorizada desde niño es BIMBO. La fábrica de Madrid estaba justo enfrente de donde trabajan mis padres, y era frecuente que mi madre trajera alguna bolsa con DUPIS, TIGRETONES, PANTERAS ROSAS o BONYS. Eran sencillamente perfectos para el cola-cao de la merienda...
 Siguiendo con el tema alimentario (o sucedáneo) estaba también la chuchería básica. Desde aquí podías subir a los fresquitos, bajar a los drácula a 1 peseta, ir de bohemio con las nubes o innovar con las gominolas de melón, pero para mí la medida de todas las cosas era el KOJAK...
 
Para cerrar con las chucherías, me acuerdo especialmente de tres alimentos básicos de todo niño y que para mi lo eran especialmente también porque sus marcas aparecían dibujadas con sendos superhéroes. Por supuesto estoy hablando de los increíbles FLAX, los contundentes PHOSKITOS y los larguísimos BOOMER:


Dejando atrás esas primeras y sencillas marcas al alcance de todos los niños (al menos en mi barrio), vamos a adentrarnos ahora en un mundo difícil, donde las marcas empezaban a crear distancias y fomentar diferencias. Sí, amigos, hemos llegado a la adolescencia.... Recuerdo que todo empezó por los pies. De repente, era MUY importante que tus zapatillas de deporte fueran de marca. Pero además, de marca de verdad. La palabra más temida en los recreos era... IMITACIÓN. En este campo, y al menos al principio, las cosas eran sota, caballo y rey, es decir CONVERSE, REEBOK y NIKE.




Recuerdo algunos traumas al respecto, como cuando mi madre me trajo unas J'HAYBER, porque era el patrocinador del equipo de tenis del Banco Santander y se las daban gratis. "Sí, mamá, pero, pero..." Nada. Las madres eran insensibles a estos argumentos tan finamente elaborados. Irónicamente, muchos años después coincidí con el el fundador de J'HAYBER en un consejo de administración donde nos daba cuenta de su amplia experiencia empresarial (aunque no preguntaras, eh ; ). Siempre me quedé con ganas de contarle esta anécdota... 

El caso es que el país y mi familia progresaban y llegó el día en que por fin tuve mis primeras NIKE, las Air Plus Pegasus (Plus, eh):

Con esto ya eras alguien, corrías más rápido, saltabas más lejos, le dabas más fuerte al balón. Desde esas Nike, la verdad es que ya no paré de tener zapatillas de marca "de verdad", hasta que que toqué el cielo con las mejores zapatillas que nunca se hicieron y nunca se harán: las Nike Air Jordan VI:


Después de tener estas zapatillas comprendí que todo lo demás sería ir cuesta abajo. Así que poco después de tenerlas, decayó mi interés por las zapatillas de deporte...

En cuanto a las marcas de ropa, llegaron (a mi limitado universo) un poco más tarde. Las cosas aquí también eran sencillas. Para mí, me contentaba con LEVI's como pantalón y camisa y un jersey LACOSTE. Luego estaban CHEVIGNON, PRIVATA, CHIPIE... pero eso ya se salía de lo que mi madre estaba dispuesta a gastarse en el corte inglés...





Ya en plena adolescencia, recuerdo que mi uniforme básico eran los LEVI'S o los BUENOS LIBERTO como pantalones y PANAMA JACK o CAMPER en los zapatos. Con las camisas me permitía improvisar en plan Parker Lewis. La vida era sencilla...




Por último, la última marca que realmente me marcó, fue cuando entré a la universidad, con el pavo más o menos resuelto. Recuerdo que todo el mundo llevaba la marca del caballito, POLO. Especialmente en ICADE era como una marea (junto con los náuticos) de la que no podías escapar y a la que al final, sucumbías...




16 de enero de 2011

No es nada de esto

No es como la alegría de una fiesta sorpresa, de ver a tu familia después de tiempo, de meter un gol tras arriesgarte.

No es como la satisfacción tras un solomillo a la sartén, tras haberlo dado todo en el campo o tras cocinar una buena pasta.

No es como el orgullo de ver tu cara en el periódico, de recibir una ovación o de ver el fruto de tu trabajo en el mercado.

No es como el anhelo al besar a la chica que deseabas tanto tiempo, al sentir la brisa helada en un descenso o al coger una cerveza fría en verano.

No es como el vértigo que sientes sobre un caballo al galope, sobre un velero que ciñe, o con un anillo con diamante en el bolsillo.

No es como la punzada de ver a la mujer de tu vida a la entrada de la iglesia vestida de blanco, de cantar tu canción favorita a todo pulmón, de salir a un escenario.

No es como la plenitud de sudar en un concierto durante horas, de disputarte la manta viendo una peli en casa, de ver a tus amigos alrededor de una mesa.

No es como la calma de una charla en Roche con recién hallados amigos, de salir al monte con la perra, de un libro en tu sillón favorito.

No es como la euforia de beber con los amigos, de conseguir la financiación por la que has trabajado tantas horas o de llegar a tu cama a las 7 de la mañana.
 
No es como la excitación de pasear en una librería, de elegir destino para el siguiente viaje, de empezar un proyecto.

No conozco ningún sentimiento tan puro como acunar durante un minuto a tu hija recién nacida. ¿Será la felicidad?

 


Inicio del Reto Blogger III

Estimados lectores, el último post que escribí marcó el fin de mi participación en El Reto Blogger II, ya que fui eliminado en esa ronda junto con El blog del Marketing. En mi descargo debo decir que acabé el post en el cine deprisa y corriendo y aunque el iPhone permite esas chorraditas, el contenido realmente dejaba que desear. Lo peor fue que la peli era un truño - Kick Ass - y eso que siempre voy con buena voluntad a ver pelis frikis... El caso es que podéis ver a continuación al Sr. Árbitro llevando a cabo su dura labor con la profesionalidad que siempre le caracteriza:


En la gran final, Pablo Moya se impuso a los demás RetoBlogueros, llevándose la fama y el prestigio (lo del dinero no quedó claro...). Envío desde aquí mi enhorabuena al justo vencedor.

Hoy empieza la tercera edición y las expectativas no podrían ser más altas. Nos han dejado grandes blogueros y mejores personas como Voces de Marketing y Cronicas de GF y hemos incorporado en esta edición a un blogger de prestigio, alcurnia y poderío: Bienvenido Benito! En la selección de participantes de este año, mi amigo Juande se quedó a las puertas de participar, y siendo su blog uno de los más recomendables del panorama nacional, imaginad el nivel que tenemos por aquí...

En cuanto a los contenidos de la Ergoregión, este año voy a intentar dotar al blog de mayor coherencia, y no me refiero al contenido de los posts en si (más quisiera), ni tan siquiera a la relación de unos posts de otros (imposible con las reglas de Reto), sino a mi coherencia como blogger. Hay algo que envidio al resto de los participantes del Reto Blogger y es que escriban sobre el último anuncio de Nike o sobre la entrañable mosca Richarta siempre es la misma voz la que lo hace, el autor permanece inalterable con sus opiniones, personalidad y chascarrillos, y creo que eso facilita la empatía con el lector...y sin embargo, tengo la sensación que en mi blog cada día escribe un tío distinto. Tengo también otro objetivo (aparte de ganar el Reto Blogger) y es mejorar como finalizo los posts, que siempre me parece apresurado y sin llegar a profundizar, como bien dijo el Sr. Molina.

Este año las normas del Reto han cambiado ligeramente y aunque de nuevo se irán alternando los post de temática libre con los de temática concreta, estas temáticas ya han sido propuestas y votadas por los participantes, habiendo quedando para el concurso únicamente las más votadas. De esta manera, se supone que los temas elegidos son los más interesantes (o no...). Otra novedad es que este año no habrá eliminaciones, fuera de las disciplinarias, y el Reto Blogger pasa a ser tipo liguilla, aunque en principio no se conocerán los resultados.

Quizá lo mas novedoso sea que  al finalizar el concurso los dos últimos clasificados serán expulsados del Reto y no se podrán volver a presentar a la siguiente edición.

Como véis, las medidas parecen encaminadas a subir el nivel del Reto y no podría estar más de acuerdo... espero no arrepentirme!

El Reto inicia hoy (bueno, hace una semana, pero menos para los empollones gafotas, la fecha efectiva es hoy) y durará hasta el 1 de mayo.

Que empiecen los juegos!!








Se ha producido un error en este gadget.