25 de abril de 2010

¿Cómo serán nuestras vidas dentro de 20 años?

Me es difícil imaginar la actual típica escena de oficina dentro de 20 años. Creo que la mayoría de los trabajadores seremos autónomos ya que en un mercado mucho más cambiante y competititvo en todos los sectores se necesitarán trabajadores más productivos, que rindan cada segundo (además, las empresas, al externalizar la fuerza de trabajo solucionan el problema del exceso de regulación en el mercado laboral). De esta manera, seremos expertos en un área específica y probablemente trabajaremos para varias empresas debido al incremento de nuestra productividad por la tecnología.

Muchos trabajaremos desde casa gracias a las mejoras en comunicación a distancia (reuniones virtuales en 3D, por ejemplo) y sobre todo, por la aparición de nuevos valores en nuestra pirámide aspiracional. Una vez que todos tenemos nuestros equipos hi-fi y cine en casa, comemos bien, tenemos buena ropa, etc ¿a qué puede aspirar el ser humano?. Pues creo que a estar el mayor tiempo con su familia, viendo crecer a los hijos y maximizando el tiempo de ocio. Espero que en el futuro se vea con horror las jornadas laborales habituales hoy en día de 12 horas que hacen que "vivas" en el trabajo, tal como a nosotros nos parecen indignantes las condiciones de los trabajadores en el inicio de la era industrial.

A nivel personal, creo que estaremos permanentemente conectados. De alguna manera, ya casi lo estamos y sólo llevamos 15 años de móviles y de Internet; y esto es exponencial... Creo que llevaremos un aparato tipo implante o diadema que nos permita la conectividad permanente. Será el dispositivo definitivo: se acabó el GPS, el móvil o el portátil. La realidad aumentada estará integrada en dicho dispositivo y en los otros con los que interactuemos (electrodomésticos, vehículos) de forma continua, como se ve en este escalofriante video:


Sobre este capítulo, y para no repetir predicciones con las que estoy completamente de acuerdo, os recomiendo esta entrada...

En la sociedad, creo que habrá un nivelamiento de la riqueza. Ante la multiplicación de la oferta, será cada vez más difícil que unas marcas destaquen sobre otras, por lo que los beneficios de los industriales tenderán a equipararse. Esto es aún más evidente en el sector servicios. En cuanto al sector agrario, me parece que sus rentas aumentarán ante la desaparición de los intermediarios. En definitiva, equiparación de rentas a largo plazo. 

En las ciudades, creo que vamos a ser testigos de una profunda remodelación. Si las empresas no necesitan tanto espacio pues sus empleados/contratados trabajan desde casa y los comercios actuales no tendrán sentido ante la futura sofisticación y calidad de servicio del comercio electrónico... ¿qué ocupará ese espacio? Para mí, aquí entra en juego la mencionada mayor cantidad de tiempo de ocio (que algunos pasarán tomando cañitas y otros tocando el piano) que necesitará de nuevas infraestrucutras: parques, instalaciones deportivas, centros culturales...

A nivel mundial, creo que las naciones empezarán a difuminarse. Tendrán menos sentido en un mundo permanentemente conectado donde la globalización y el mestizaje serán la norma (de empresas, productos y personas). Así como la realidad del mercado va siempre por delante de la regulación mercantil, la realidad socioeconómica se adelantará a los tradicionales conceptos de naciones en un planeta cada vez más unificado.

En cuanto a la política, tengo pesadillas pensando que el futuro sea una especie de Senado Galáctico que no sirve absolutamente para nada (como parece el Parlamento Europeo). 


Espero que Internet lleve su capacidad democratizadora para dar más poder al pueblo, es decir control. ¿Os imagináis que maravilla que ante un escándalo de corrupción una encuesta instantánea otorgue un 80% de repudio a un político?. Estaría obligado a dimitir (o no???). En fin, si en España ahora tenemos políticos de hace 25 años, no se qué podemos esperar... ¿se habrán curado los nacionalismos? Por cierto, espero que en 20 años veamos absurdos muchos de los prejuicios que aún se sostienen hoy en día: racismo, machismo, desigualdad de derechos para los homosexuales...

En fin, la predicción es un arte difícil, y quizá alguna de las cosas expuestas se harán realidad en 5 años, otras en 50 y otras nunca...





4 comentarios:

  1. Yo ya trabajo desde casa. En mi caso siempre trabajo con gente que está fuera de España con lo cual es irrelevante que esté en la oficina en Madrid o en el porche de mi casa en Roche.

    PERO, si he de reconocer, que cuando un grupo de personas se reune en una misma sala presencialmente para solucionar un problema, se avanza mucho más que intercambiando 200 emails.

    La clave estará en las herramientas de tele-conferencia... quién sabe si podríamos crear un avatar y reunirnos virtualmente...

    Y totalmente de acuerdo que habrá especialistas que trabajen para varias empresas a la vez, en plan freelance.

    Muy buen post si.

    ResponderEliminar
  2. La teoría de la igualación de rentas me parece tan deseable que me resulta difícil de imaginar real... pero vamos, por lo demás totalmente de acuerdo sí señor..

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que os gustara el post. Lo de las rentas yo creo que no hay otra, aunque se tarden 200 años. Cuántas marcas de pantalones había hace 20 años y cuántas ahora? Y así con todo... De todos modos, como en unos años el planeta será un único cerebro Twitterficado nos dará igual... :)

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.